Inicio » Articulos » El Estado debe ajustar metas en lucha contra la anemia

El Estado debe ajustar metas en lucha contra la anemia

El Estado debe ajustar metas en lucha contra la anemia

Entrevista a Iván hidalgo romero, ex viceministro de Desarrollo Social. Especialista considera que el Gobierno debe priorizar la acción intersectorial, y que se debe apuntar a reducir su tasa a 30% al año 2021

Al 2017, el 43,6% de niños menores de 3 años padece de anemia en el país, según datos recientes del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Eso confirma que el Ejecutivo no cumplió con la meta de reducir este índice a 37,9% para este año. El ex viceministro de Desarrollo Social Iván Hidalgo explica por qué el Gobierno debe cambiar de estrategia.

— En los últimos diez años, la proporción de anemia infantil en el Perú ha sobrepasado el 40%, cifra que representa un problema de salud pública, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). ¿Por qué ningún gobierno ha logrado reducir este alto índice?

Primero, hay que indicar que entre el 2010 y 2011 se logró reducir la anemia infantil de 50,3% a 41,6%, es decir, unos 9 puntos porcentuales. Luego, esta se elevó a 46,8% en el 2014, y desde entonces ha fluctuado al 43,6% actual. Creo que debemos preguntarnos: ¿qué se ha dejado de hacer? Esta enfermedad no puede ser abordada únicamente desde la perspectiva sanitaria del Ministerio de Salud (Minsa). Es un problema multidimentional, intersectorial.

— Pero el Estado ya cuenta con un Programa Articulado Nutricional (PAN), que coordina las acciones del Minsa, del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) y otras instituciones…

Que aborda principalmente el problema nutricional, desde una perspectiva sanitaria. No han priorizado otras líneas de acción fundamentales en la lucha contra la anemia: por ejemplo, viviendas con agua potable de calidad, controles de crecimiento y desarrollo (CRED), cobertura de vacunas, entre otras.

— En el 2017, el PAN disminuyó su presupuesto en los tres niveles (gobierno nacional, regional y local) en solo 1,3%. La titular del Midis, Liliana La Rosa, anunció que solicitará un aumento de la partida. En su opinión, ¿se requiere un mayor presupuesto o una mejor gestión de este?

Lo que se requiere es microgerencia. Un ejemplo: la anemia infantil tiene entre sus causas los males respiratorios que provoca la cocina a leña, técnica que aún se utiliza en numerosos hogares rurales. Allí, el Midis tendría que apuntar sus esfuerzos a proponer una alternativa.

— Para la reconstrucción por El Niño costero, el Ejecutivo creó una autoridad. ¿Sería útil fundar un organismo que centralice las acciones contra la anemia?

No hoy, aunque podría analizarse a futuro. Es evidente que en una relación entre pares, no hay mando claro. Eso sucede entre el Midis y el Minsa, que lideran el PAN. Se requiere que la Presidencia del Consejo de Ministros lidere el plan intersectorial.

— ¿Se puede “meter el pie en el acelerador” como dijo la ministra La Rosa para cumplir la meta de reducir la anemia a 19% al 2021?

Sí, se puede. No obstante, la meta que fijó el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski al bicentenario era demasiado optimista. El Ejecutivo debe reajustar las metas.

— ¿A cuánto?

Se calcula que el índice de anemia puede reducirse hasta en 15 puntos porcentuales. Así que la meta al 2021 debería ser disminuida a 30%, como máximo.

— El experto en salud pública Elmer Huerta dijo a El Comercio que también debería cambiarse el indicador para medir la proporción de anemia. Hoy el INEI hace cálculos en base a la cantidad de hemoglobina en la sangre de los niños. Según Huerta, se necesita una medición más integral y no solo sanitaria.

Coincido con el doctor Huerta. Sería más pertinente analizar la relación peso-talla de los menores, que es un indicador de la desnutrición.

— Las recientes estadísticas nos dicen que en Puno la anemia alcanza al 75% de los niños, mientras que Arequipa redujo su tasa a 34,2%. ¿Cómo contrarrestar la disparidad regional?

El Ejecutivo debería hacer un monitoreo constante de la ejecución de los presupuestos y del cumplimiento de las líneas de acción trazadas en el PAN o en cualquier plan multianual. Sin una gestión regional adecuada, no se logrará mucho.

Fuente: El Comercio

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *